Cinco acciones que te ayudarán a tener una vida más feliz

Seguramente has escuchado que si haces deporte o si te alimentas bien, puedes alcanzar más y mejores estándares de felicidad... pues bien, aunque se dice que esto es cierto, existen algunas acciones que puedes incorporar como parte integral de tu día a día, a través de las cuales vas a ser mucho más feliz y la razón es muy simple: porque serás mejor persona de lo que ya eres.

No se trata de fórmulas mágicas que prometen ser el secreto de la felicidad. Se trata de acciones que te permitirán una vida más simple:

  1. Interactúa. Más allá de las redes sociales, la propuesta es generar interacciones con personas cara a cara para encontrar momentos reales de conexión. Se trata de ejercicios simples como desconectarte mientras almuerzas con tu familia, disfrutar de un café con ese amigo de colegio que frecuentas poco o reír con tu pareja mientras recuerdan algunas anécdotas pasadas.
  2. Agradece. Aunque no lo creas existen muchas cosas por las cuales puedes y debes agradecer cada día. Desde agradecer a la vida por un nuevo día hasta agradecer a esa persona que te sonrío en la mañana mientras te saludaba y te cedía el paso. Agradecer te conecta con las personas y sin lugar a dudas, habla muy bien de ti.
  3. Reflexiona. Muchas veces, quizá de forma inconsciente, lastimas a las personas que están a tu alrededor con una palabra, con un gesto o con la indiferencia. Toma un momento de tu día para reflexionar sobre las cosas que haces y toma decisiones al respecto, pues muchas veces un saludo, una disculpa o un buenos días, puede cambiar el día de alguien... sobre esto también vale la pena reflexionar.
  4. Perdona. Tarea difícil, pero no imposible. Esta es una acción compleja porque entran en el juego muchas variables, entre ellas, el ego. No obstante, perdonar es de valientes (dicen por ahí) y es muy gratificante la sensación que logras sentir cuando lo haces de verdad, de corazón... entre otras, porque si perdonar es difícil, más lo es pedir perdón.
  5. Medita. Pon el freno de mano en algún momento de tu día, respira profundo y regálate unos minutos para meditar. No tienes que ser un experto ni buscar una certificación. Para empezar, con que cierres los ojos y te concentres en tu respiración tratando de dejar tu mente en blanco, es más que suficiente. De igual modo existen muchas técnicas, libros y guías que puedes encontrar si quieres profundizar al respecto.

Se analizas bien, se trata de acciones relativamente sencillas que puedes incorporar en tu día a día y como te decíamos antes, no se trata de una fórmula mágica, se trata simplemente de recordar que eres un ser humano que se relaciona con otros seres humanos, que necesitan de ti en la misma medida en que tu necesitas de ellos.

La invitación es a que pruebes interactuando un poco más, siendo más agradecido con la vida y con las personas que te rodean, reflexionando sobre tus acciones, perdonando a quien te lastima y meditando para encontrar paz interior. En estas acciones vas a encontrar mucha satisfacción personal, te sentirás mejor contigo mismo y sin lugar a dudas, serás una persona más feliz.

Los comentarios están cerrados.